Ayer asistimos a una sesión que sigue con la tónica general de estos últimos días. Seguimos encajonados en un rango lateral 9300-9600 puntos pero que da la sensación de mercado que a la mínima que aparecen síntomas de debilidad entra dinero para tomar posiciones. Esta lateralidad del IBEX35 provoca que los valores pequeños sigan llevando la batuta.

Sorprende la fortaleza de los derechos de QBT el penúltimo día de su cotización, recordemos que acaba la ampliación de capital el lunes. Probablemente el lunes salgan los derechos de los pequeños accionistas que no quieren acudir pero es una buena señal para la compañía que entre tanto dinero para suscribir la ampliación. La SAREB ya ha dicho que no acudirá pero recuerdo que si alguien no quiere acudir a una ampliación no tiene porque vender los derechos, puede perder el importe del valor sin más.

En las caídas, Oryzon baja sin mucho volumen, el mercado ya no recuerda el excelente acuerdo que consiguió hace unos meses. Este tipo de empresas necesitan trasmitir confianza constantemente al mercado y, si no hay novedades en sus investigaciones, puede seguir cayendo. La volatilidad de estas empresas es enorme por lo que mucha precaución ya que puede tomar un rumbo inesperado en cualquier momento.

En el IBEX no hay grandes movimientos.Lo más destacado es que  IAG conisguió cerrar por encima de los 6 euros por primera vez desde el Brexit.