Abran los ojos, grábenlo todo, guarden cualquier página de este periódico pues un día va a ser relator ante sus hijos o nietos. Estamos en plena historia de la humanidad. Estamos en un momento donde vamos a tardar en volver a ver según que situaciones. Un momento donde los maestros explicarán a sus alumnos que ellos vivieron en primera persona uno de los episodios bursátiles más irracionales de la historia.
La bolsa es estadística, suma de probabilidades. Pero estas probabilidades desaparecen cuando la razón del ser humano actúa. O mejor dicho, la sin razón, el impulso, el pánico en este caso. El Ibex ha caído, mientras escribo estas líneas a los 6000 puntos. Esto supone una depreciación del 40% desde el 21/2 y esto supone que el Ibex35 (índice que agrupa a las 35 empresas que más capitalizan en la bolsa española) ha llegado al nivel de julio del año 2012. Ha llegado al nivel donde España estaba con un pie y medio (o más) en la peseta con una prima de riesgo de 700 puntos básicos y con un tipo de interés a pagar por el bono a 10 años totalmente inaccesible para nuestra economía. Mientras escribo estas líneas nos encontramos con un valor como telefónica en niveles del año 2004 o la valoración del Santander, por citar a uno de los dos grandes bancos nacionales, a un precio un 15% inferior del que tenía cuando España estaba con la prima de riesgo de 700 puntos básicos anteriormente comentada. ¿Es esto lógico? NO, no lo es. Pero así es el ser humano y así está viviendo su primera crisis con el poder generalizado de las redes sociales. La sobre información que estamos recibiendo es brutal. Todo el mundo parece tener un master en COVID-19 y esto sin duda agrava las reacciones ya sean bajistas (como es el caso) o como las alcistas (cuando se produzca el fin de dicha pandemia) por eso hay que extremar las precauciones y, tal como les advertía en el artículo de la semana pasada, sean muy estrictos y disciplinados con el Stop Lo$$. Solo el tiempo dirá si este ha sido un episodio más de lo que nos tiene acostumbrado el ser humano. Hace días me llegó el gráfico que les adjunto que lamentablemente no puedo citar la fuente pues la desconozco, me llegó como uno más de los cientos de mensajes que llegan estos días por grupos de whatsapp. Este gráfico refleja a la perfección el básico comportamiento del ser humano en el momento de enfrentarse a la renta variable que, aunque nos parezca lo contrario, tiene como objeto el aportar nuestro capital para confiar en una compañía. No se pueden imaginar la de cientos de mensajes que he recibido estos días preguntándome sobre la renta variable. Todo el mundo se empapa de la sobre información y cree que es el nuevo lobo de wall Street. Tengan mucho cuidado donde se meten estamos en un momento histórico y eso no es apto para gente iniciada. No al menos si quieren dormir tranquilos y centrarse en su profesión.
La bolsa requiere dedicación y estudio. Leyendo la prensa y una página online no se sabe de bolsa. Les cuento esto porque estoy harto de ver y escuchar falsedades sobre la bolsa provocadas por el mal hacer del pequeño inversor. ¿Se imaginan que una persona leyera un libro y se pusiera a arreglar vehículos? Todo requiere su proceso y este momento excepcional lo requiere con mayor atención. Si cree que el momento actual es exagerado vaya a un profesional de su entidad bancaria y confíe en el talento de su gestor. No se aventure, sin previa formación, a realizarlo por su cuenta porque lo más probable es que la cosa acabe mal. Según el financial times el 90% de los inversores que operen con CFDs sobre el Forex (mercado de divisas) pierden el 90% del capital en los 90 primeros días. ¿Motivo principal? El apalancamiento. El apalancamiento es la capacidad de operativa que tenemos sobre nuestro capital, es decir, un bróker puede dejarnos capital para que operemos en renta variable…¡y mucho! Ahora bien, la pérdida es exponencial puesto que la pérdida es sobre el total de la operativa. Este elemento es de crítico control en estos días. Ni se le ocurra apalancarse ni se le ocurra comprar algún activo con un capital que no posee.
Como ven estoy siendo, a fecha de hoy, muy alarmista y precavido y es que hemos de tomar conciencia de el punto en el que estamos. Es importante que entiendan la excepcionalidad del momento de lo que va a conllevar directamente la enfermedad, lamentablemente con cientos de muertos, y lo que va a conllevar a nivel financiero, lamentablemente con un parón en la economía que no va a desmostrarnos más que lo que ya presuponíamos todos: Gracias a la tecnología que hemos querido incorporar masivamente en nuestras vidas sobra gente en las empresas. Este parón puede hacer abrir los ojos a muchos empresarios y mostrarles lo importante de ser productivo versus lo importante de tener que cumplir horarios.
Quédense en casa y cuídense. Las semanas que se avecinan van a ser apasionantes.

Comenta 1 Comment

  1. Hola Josef, ¿crees que valores potentes del Nasdaq como Microsoft o Amazon pueden bajar mucho los proximos 3/4 dias? ¿Que opinas de la emergente Masimo Corp? Soy un pequeño inversor que ve oportunidades aqui pero con btte desconocimiento.
    Muchas gracias y saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *