Las criptomonedas ya son una realidad en nuestro día a día y, sin duda, van a ir ganando peso en nuestra vida cotidiana como una alternativa de pago más común de lo que ahora es. Cuando la gente me pregunta sobre ellas contesto que, sin duda, han llegado para quedarse, el concepto no desaparecerá. La gran pregunta, imposible de responder en el día de hoy, es cual de las criptomonedas existentes van a sobrevivir en el futuro y si la gran referencia que es hoy en día Bitcoin va a seguir siendo la referencia o va a ser devorada por otra referencia todavía no existente. A muchos les parecerá que esa opción no es viable pero, aunque poco probable, ya hemos visto que en el mundo financiero todo puede ocurrir. En mis inicios como profesional coincidí de pleno con el boom y el estallido tecnológico. Era una época de locura donde miles de empresas de todo el mundo llegaban a valoraciones increíbles. El mundo se volvió loco descontando algo que ha acabado siendo así: Internet es el futuro. Y a día de hoy no cabe duda que lo que se cotizaba fue así, internet ha acabado siendo el futuro pero por el camino esas miles de empresas han desaparecido. Podríamos contar con la palma de la mano que compañía tecnológica existente en el año 2000 en renta variable sigue cotizando en bolsa. Este es el gran problema de la mayoría de personas que operan en criptomonedas. Creen que la suya será la opción de futuro ganadora y eso es muy peligroso ya que entra en la operativa un aspecto emocional de apego que suele costar mucho dinero.
Operar en criptomonedas es una buena opción para aquellos perfiles de mucho riesgo. Presentan las dos variables (volatilidad y volumen) imprescindibles para realizar operaciones ya sea de trading (comprar y vender el mismo día) o de swing trading (comprar y vender en un plazo de una semana aproximadamente). Para inversión son muy nobles a los estadísticos, sin ir más lejos, Bitcoin dio señal alcista el pasado 9 de octubre y la está manteniendo muy bien por lo que el mayor enemigo de los inversores de criptomonedas es la fe ciega en el activo lo cual provoca que ni se planteen aplicar la mayor de las reglas: El Stop Loss. No se lo plantean, y ya he conocido a bastantes casos, porque piensan que siempre va a tender a subir. Se escudan en el argumento que la emisión es limitada (como cualquier empresa, tiene un número de acciones limitado) y no caen en el concepto capitalización…. ¿Que supone a nivel de valoración cada porcentaje de subida? Por eso es imprescindible ser muy estricto con los niveles de stop loss y ser muy conscientes de que siempre el stop loss ha de ir sobre el estadístico no sobre nuestro precio de compra lo cual nos obliga a ser poco emocionales con nuestra decisión y si ser muy disciplinados de comprar cerca del soporte. Actualmente el nivel de referencia de soporte en tendencia de Bitcoin está en los 18500 puntos. Esto quiere decir que podría corregir más de 15000 puntos y el activo seguiría siendo alcista. Sirva esto para entender la importancia de no perseguir las cotizaciones y de tener claro que si vamos detrás y entramos a cualquier precio tendremos, con el tiempo, importantes pérdidas.
Va a ser constante en los próximos meses estaré en grupos de whatsapp o conversaciones entre amigos o no tan amigos que van a hablar sobre criptomonedas o cualquier producto de alta rentabilidad y va a ser curioso porque va a tener siempre la percepción de que todo el mundo gana y de que usted es el único “primo” que no ha aprovechado la oportunidad, no piense eso. Si decide entrar en productos de tan alto riesgo es extrema la necesidad de la disciplina en el precio de entrada y en el nivel de stop loss y, ante todo, jamás entre por un impulso ocasionado por la que eran las charlas de bar y ahora, debido a las circunstancias, se han convertido en las charlas de whatsapp o de zoom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *