Uno de los mayores enemigos psicológicos que puede tener cualquier persona que opera en bolsa es lo que llamamos las plusvalías latentes y lo que a mí me gusta llamar el síndrome del saldo máximo. Actualmente la mayoría de los pequeños accionistas usan plataformas donde constantemente se puede ver la evolución del saldo en cuenta, se puede ver inmediatamente la evolución de la operación bursátil incluso el porcentaje de rentabilidad de la cuenta. Es fantástico tener dicha información si mentalmente la sabemos gestionar ya que, de lo contrario, puede fulminarnos psicológicamente. El síndrome del saldo máximo es la necesidad que siente cualquier inversor de siempre superar el saldo máximo que ha visto en la cuenta aunque en realidad no lo haya tenido. Imaginemos un inversor que realiza una operación de compra de 1000 títulos a 10 euros. Esta acción con el paso de las sesiones bursátiles tiene una evolución positiva y consigue subir a 11 euros aportando un 10% de rentabilidad (latente) al inversor. Lo que el inversor ve en su cuenta es que tiene 11.000 euros cuando, en realidad, no los tiene ya que en bolsa hay una verdad absoluta, el beneficio no es efectivo hasta que se realiza la venta. La realidad psicológica de la mayoría de los pequeños inversores, especialmente los iniciados, es que durante una o varias sesiones habrán visto el saldo de 11.000 euros en la cuenta y, lamentablemente, esa será su referencia actualizada lo que quiere decir que si la acción sufre una corrección, por ejemplo a 10’60 euros, donde el inversor seguiría ganando un 6%, su percepción muy probablemente es que deja de ganar un 4% y no se va a plantear otra cosa que querer volver al saldo máximo que ha visto.
Aunque parezca mentira estas situaciones puramente psicológicas y con tan poco sentido financiero no solo pasan entre gente inexperta, incluso personas con enormes rentabilidades pueden caer en la misma trampa. Estos días ha salido en investing.com como un ex empleado de Google publicaba que llegaba a la cifra de 12 millones de dólares en su cuenta tras aguantar el recorrido alcista de Tesla desde el año 2013. Actualmente la cotización de Tesla está en los 825 dólares y tal es la negativa de dicho inversor a vender que no solo no se lo plantea sino que marca como su objetivo de venta el nivel de 20.000 dólares si caer en la circunstancia de que para que tesla alcance ese nivel la cotización capitalizaría 9 veces el PIB español. Son cientos las situaciones que he visto en estos casi 22 años como profesional. Inversores enamorados y hasta obsesionados de un valor que no han sido capaces de realizar plusvalías. Mucho hemos hablado en esta sección del Stop Loss pero gran importancia toma dos palabras del argot bursátil: Take Profit. Saber en que precio queremos cortar la pérdida es fundamental pero saber en que precio queremos realizar el beneficio es imprescindible para que la tortura de la plusvalía latente no nos persiga durante años.
Todo este argumento es crítico en la situación actual de mercado completamente alcista. Una fortaleza que hace que, especialmente en la bolsa americana, se lleguen a nivel de valoración muy exigentes que van a ser puestos a prueba en las próximas semanas con la publicación de resultados y ya sabemos que el mercado americano no se lo piensa dos veces en el momento de juzgar los resultados, bursátilmente hablando claro. Recuerden que en bolsa da igual lo que una empresa gane o pierden en el nivel de cotización actual lo que es verdaderamente relevante es lo que espera el mercado y la comparativa de la publicación versus la estimación. Resultados mejores de lo esperado suelen provocar alzas en el valor, aunque eso conlleve perder dinero. Resultados peores de lo esperado suelen provocar descensos en la cotización, aunque la empresa publique beneficios.
Una de las quejas mayoritarias y habituales de la sociedad es la falta de reconocimiento laboral. En bolsa este reconocimiento se lo ha de aplicar usted mismo. Sea disciplinado en el momento del stop loss pero sea disciplinado en el momento de decidir vender con beneficios, entenderá que saber ganar es el siguiente nivel de su trayectoria bursátil.

Comenta 1 Comment

  1. Como siempre impecables y probechosos al 100%

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *